Archivo de la categoría: Fotos

Influenza: Impresiones del día 7

Foto: César Durione

Foto: César Durione

En un clásico ritual periodístico, ayer estuve casi todo el día afuera del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, de guardia.

Hablé con decenas de personas, sobre todo familiares de gente internada o que acababa de llegar para hacerse examinar ante síntomas preocupantes.

También me hice tiempo para hablar con Sandip Roy, el conductor de New America Now, un programa de radio en San Francisco, California, hecho con una perspectiva inmigrante. (La entrevista sale este viernes a las 3 de México, 4 de Nueva York, 5 de Buenos Aires por la estación KALW, y también se repite el domingo, pero subiré el audio acá cuando lo tenga.)

La sensación que me quedó de hablar con la gente afectada es, primero que nada, de incertidumbre.

Incertidumbre de ellos, que no saben bien qué tienen sus familiares. Sólo encontré un puñado de gente que había escuchado de los médicos un diagnóstico confirmado de influenza.

Incertidumbre mía, como periodista, de qué tan grande es la crisis, cuando la tarea más difícil –confirmada por colegas– es la de encontrar gente enferma de influenza.

Sí hay datos preocupantes. Una señora cuyo marido está muy grave, con influenza, me dijo que lo tenían en terapia intermedia porque en terapia intensiva no había más lugar desde hace varios días.

También hay cosas increíbles. Como el cartel bien a la entrada del servicio de urgencias, pegado en un teléfono público, que ofrece a la venta espacio en un cementerio. O las dos señoras que se acercaron a ofrecer una sanación terapéutica, espiritual, y no sé qué más, mientras entrevistaba a familiares de internados. La terapia que promovían, gratuita, no religiosa, consistía en tomarnos todos de las manos o algo así, en estos días en que nadie quiere tocar a nadie.

Como estoy trabajando en un artículo a largo plazo, pude observar con cierta distancia a mis colegas de la prensa diaria, de la televisión, que andaban atrás de la noticia del día, apurados, presionados. El INER es el lugar más seguro para conseguir una buena entrevista, porque en otros hospitales puede no haber nadie con diagnóstico confirmado, es todo muy dudoso. Además, la información se maneja centralizada y hablar con personal de cada lugar es imposible.

Sí, un médico me confió que en el INER siguen sin recibir todas las máscaras faciales que necesitan. El personal usa unas más profesionales –parecen un filtro de café– que el primitivo tapabocas celeste que vestimos los ciudadanos de a pie.

Las entrevistas se hacen más raras cuando nadie puede ver la boca de la otra persona, son una conversación entre miradas. A mí se me hacía inevitable arreglarme la posición del tapabocas a cada rato.

Después les cuento más.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo D.F., Fotos, México, medio ambiente

Influenza en México: mi más reciente reporte

No hay cubrebocas por ningún lado, así que mejor un pañuelo tipo Guns N' Roses.

No hay cubrebocas por ningún lado, así que mejor un pañuelo tipo Guns N' Roses.

Mi entrevista esta tarde en el programa Efecto Invernadero, de Radio Duna (Santiago, Chile), con Francisco Aravena y Maritxu Sangroniz. (Adelanten hasta que termine el tema de The Police, a los 6 minutos de iniciado el programa).


Estaba como dudando de si escribir mi impresión de esta tarde, cuando vi este post de Deborah Bonello, una reportera británica que trabaja para el Los Angeles Times.

Deborah escribió exactamente lo que yo estaba pensando: por más que uno recorra hospitales, no es fácil encontrarse con familiares de gente enferma de influenza, y mucho menos con deudos (hasta pregunté en una funeraria convenientemente ubicada frente a un hospital público).

Todo lo contrario. La escena frente a los hospitales era menos caótica que lo habitual, ya que va menos gente de lo normal. Y no encontré a nadie que supiera nada en concreto. Además, todas las instituciones acá, públicas y privadas, se niegan a hablar del tema si no es a través de interminables llamadas al departamento de Comunicación Social, etc.

(Incluso un guardia de seguridad me “prohibió” sacarle una foto a la fachada del hospital para “proteger al edificio”, por más que yo estaba parado en la calle, fuera de toda jurisdicción de un guardia privado. Me puse a discutir porque me pareció una animalada, pero la foto realmente no me interesaba tanto).

Influenza porcina 02

La falta de histeria te deja pensando en que la fiebre (je) quizás sí es más mediática que real. Que los chilangos no están cayendo como moscas.

Debo decir que la cobertura de los medios mexicanos, sobre todo en internet, me tiene bastante disconforme. En general, en vez de explicarle las cosas a la gente, se preocupan por sobresaltarla con el último titular. Y, como ya me quejé hace más de un año, nadie tiene el concepto del rewrite en su organigrama, a pesar de todos los recursos que le dedican a la cobertura.

(Después, está esto).

Pero el gobierno tampoco maneja bien la info: por ejemplo, no dejan en claro en las conferencias el tema de cuántos muertos son confirmados por influenza porcina y cuántos son sospechosos.

Influenza porcina 03

12 comentarios

Archivado bajo D.F., Fotos, México

Paren el D.F., me quiero bajar: mañana llueven ranas

Es como si una fuerza superior decidiera, primero, mandarnos una epidemia que nos tenga a todos asustados y encerrados en casa.

Y, después, como si fuéramos ratones en una jaulita, se pone a sacudirnos para divertirse al ver cómo salimos corriendo a la calle, a amontonarnos –serios como perro en bote– en la plazoleta más cercana.

Estaba yo sentado en el sofá, laptop en lap, preguntándome si la garganta apenas rasposa que sentía tendría alguna relación con un cerdo euroasiático, cuando sentí que me mareaba fuerte.

Claro que nadie se marea sentado, ¿no?

Cuando levanté la vista, vi cómo las lámparas que cuelgan del techo oscilaban, frenéticas, de un lado a otro. No tuve tiempo de darme cuenta, pero la conferencia de prensa sobre la influenza que estaba mirando por la tele se interrumpió mientras un funcionario admitía: “Sí, está temblando”, después de decir primero que era un edificio vecino en demolición. (Los funcionarios de Calderón no quieren admitir que nada está mal. No hay nada para ver, sigan su camino).

Lo que tuve tiempo de hacer fue cerrar la computadora, pararme y salir del departamento. En el último segundo antes de cerrar la puerta, reaccioné y agarré las llaves. Lo único que pensaba era que siete pisos me separaban de la nunca tan querida Pachamama.

Sigue leyendo

6 comentarios

Archivado bajo D.F., en casa, Fotos, México, medio ambiente

Éstos juegan mejor que el plantel actual de San Lorenzo

No se confundan: puede parecer que son los famosos Mercenarios ’09, el plantel que quedará como una mancha en la gloriosa historia de San Lorenzo, pero no.

Éstos son muertos de tiempo completo, no sólo una o dos veces por semana.

Hablando un poco más en serio, éstas son algunas de las famosas momias de Guanajuato. (Acá hay más información).

Antes de ir, habiendo sólo oído esa frase, pensaba yo –inocentemente– que lo de momias tenía que ver con cadáveres de hace muchos siglos, envueltos en vendas, etc.

Pero éstos son cuerpos deshidratados por acción del suelo local (no son momias, técnicamente) y hay algunos de personas que murieron hace sólo treinta años o menos.

La exhibición es bastante macabra y mucho menos científica de lo que me esperaba. Es un poquito de Coney Island mezclado con el Día de los Muertos, o algo así.

Los gestos de los cadáveres tienen explicación, eso sí: las bocas están abiertas por la natural contracción de los músculos — no es que todos estuvieran gritando. Y las manos cruzadas son típicas de cómo se entierra a la gente. (Pero sí había una señora a la que habían enterrado viva. Glup).

4 comentarios

Archivado bajo Fotos, México, non-D.F., usos y costumbres, viajes

Viendo a Los Mercenarios en San Luis Potosí

Sufriendo por el Ciclón en San Luis Potosí, México.

Sufriendo por el Ciclón en San Luis Potosí, México.

Abajo de la primera “a” de Gladiadores, abajo de un muchacho con un bebé en brazos, ése soy yo, el de la gorrita ridícula. (Hagan click en la foto para ampliarla).

Un amigo se burlaba de mí por email porque fui a ver a San Lorenzo quedar eliminado de manera vergonzante. Ser hincha se trata justamente de ir en estas ocasiones, en “las malas”, no sólo cuando al equipo le va bien, cuando le ganamos 5-1 a River o lo dejamos afuera de la Copa con dos hombres menos.

Después de todo,

Nos fuimos al descenso,
Nos vendieron la cancha,
Lo que nunca pudieron fue parar a esta hinchada,
Que se hizo Gloriosa en las buenas, en las malas,
La que lleva en la sangre la pasión azulgrana…

(Y, además, me saqué las ganas de putearlos a Aureliano Torres, a Solari, a Ledesma, en vivo, en vez de alarmar a los vecinos con las puteadas frente a la tele).

3 comentarios

Archivado bajo Argentina, fobal, Fotos, México, non-D.F., San Loré, viajes

Preparativos

preparativos-slp-01

La gorrita, me la compré la primera vez que vi a San Lorenzo en vivo, en la cancha de Huracán de Corrientes, en 1995; aquel año mágico en que el Bambino les dijo a los hinchas que, a pesar de la desventaja de un punto en la última fecha, viajaran a Rosario igual. El año que salimos campeones por primera vez en mi vida, después de 21 años.

La banderita, me la compré en 2007 en Posadas, al salir a festejar el campeonato más reciente de San Lorenzo, la tarde que le ganamos a Arsenal y nos quedamos con el Clausura.

Estos mercenarios, peseteros, cagones, camarilleros –que cobran como el Milan y no juegan ni como Defe— no se lo merecen.

Es por San Lorenzo que mañana vamos a San Luis Potosí.

Deja un comentario

Archivado bajo Argentina, fobal, Fotos, México, non-D.F., San Loré

Mariposas Monarca en Michoacán

Hace un par de semanas, estuvimos en Michoacán viendo a las mariposas Monarca, que tienen una migración muy interesante:

…la mariposa monarca es capaz de viajar más de 4 mil kilómetros (desde Canadá y Estados Unidos de América) hasta los bosques de oyameles de los estados de Michoacán de Ocampo y México.

(…) Recorren alrededor de 120 kilómetros por día y realizan su viaje en 33 días, aproximadamente. A finales de marzo, cuando alcanzan su madurez, emprenden su viaje de retorno a los países del norte.

[Leer más acá]

Acá están las fotos:

También las pueden ver en más detalle en mi flickr.

Deja un comentario

Archivado bajo Fotos, México, medio ambiente, non-D.F., viajes