Paren el D.F., me quiero bajar: mañana llueven ranas

Es como si una fuerza superior decidiera, primero, mandarnos una epidemia que nos tenga a todos asustados y encerrados en casa.

Y, después, como si fuéramos ratones en una jaulita, se pone a sacudirnos para divertirse al ver cómo salimos corriendo a la calle, a amontonarnos –serios como perro en bote– en la plazoleta más cercana.

Estaba yo sentado en el sofá, laptop en lap, preguntándome si la garganta apenas rasposa que sentía tendría alguna relación con un cerdo euroasiático, cuando sentí que me mareaba fuerte.

Claro que nadie se marea sentado, ¿no?

Cuando levanté la vista, vi cómo las lámparas que cuelgan del techo oscilaban, frenéticas, de un lado a otro. No tuve tiempo de darme cuenta, pero la conferencia de prensa sobre la influenza que estaba mirando por la tele se interrumpió mientras un funcionario admitía: “Sí, está temblando”, después de decir primero que era un edificio vecino en demolición. (Los funcionarios de Calderón no quieren admitir que nada está mal. No hay nada para ver, sigan su camino).

Lo que tuve tiempo de hacer fue cerrar la computadora, pararme y salir del departamento. En el último segundo antes de cerrar la puerta, reaccioné y agarré las llaves. Lo único que pensaba era que siete pisos me separaban de la nunca tan querida Pachamama.

Bajé saltando de a dos y tres escalones –por suerte, el temblor me encontró vestido y calzado, eran las 12 menos cuarto–. La sensación de mareo no se iba. Varios vecinos estaban parados en los portales de entrada a sus departamentos, como se recomienda. Yo ya no pensaba parar, pero en el cuarto llegué a preguntarle a una vecina si bajaba. “No”, dijo. Y seguí para abajo.

Llegué a la vereda después de lo que pareció una eternidad. Afuera estaba lleno de gente. Las plazoletas de la avenida que pasa por la esquina estaban colmadas de oficinistas. Todos mirábamos para arriba, pero no había nada que ver.

La mañana estaba soleada y bastante gente andaba por la calle. Es que era como un feriado por enfermedad: a muchos les dijeron que no fueran a trabajar. Claro que tampoco daba para tomarse un cafecito, ya que algunos cafés están cerrados y los otros no muy llenos. Es difícil tomarse un espresso a través del cubreboca.

En el super, se habían acabado los barbijos, el gel antiséptico y el té negro.

Al final, después de leer el diario en la plazoleta de la esquina, volví a casa, esperando a cada instante sentir un remezón del temblor de 5.7 que tuvo epicentro a unos 200 kms. de acá. Hasta ahora, nada.

Mañana –cuando toca que lluevan ranas– les cuento.

6 comentarios

Archivado bajo D.F., en casa, Fotos, México, medio ambiente

6 Respuestas a “Paren el D.F., me quiero bajar: mañana llueven ranas

  1. Diego, hoy uno de mis compañeros de la oficina de México me contaba el chiste del día:

    “¿Qué le dijo México a la influenza?
    Mira como tiemblo!”

    Humor mexicano a prueba de catástrofes.

  2. Melé

    Aguante , Diego !! Muy bueno el informe…. lástima que sea verdad, no? Bueno , al menos mañana está pronto con un tenedor por si caen las ranas, jeje.. Besote.. te sigo desde Hdez.

  3. Gastón

    Al menos esta vez estabas despierto🙂

  4. daniel

    este post me hizo recordar a la plaga de alberto camus. también me hizo recordar a cuando te conocí por primero, en el zonte–es decir, cuando te enfermaste y pasaste unos tres o cuatro días en tu cuarto en aquel rancho “costa azul.” ya que me habia enfermado igualmente mal unas semanas antes, pensaba que eso fue parte essencial del turismo latinoamericano, y que te ibas a mejorar prontísimo.

    un abrazo!

  5. Hola, gracias a todos por el apoyo. Martes 8.30 am y seguimos vivos y sin novedad :-p

    Daniel, gracias por el recuerdo de que he pasado por cosas peores. Qué días, aquellos de El Zonte.

    Ayer Germán Dehesa, columnista del diario Reforma, decía lo siguiente:

    En estos días de ocio obligatorio, nos vendría muy bien leer “Diario del Año de la Peste” de Daniel Defoe, uno de los libros favoritos del Gabo. Podríamos leer “El Deccameron” donde Boccaccio nos describe una peste en la ciudad de Florencia y nos cuenta de las familias pudientes que se van a vivir a sus villas de veraneo y ahí se reúnen a contar las historias que forman el libro. Toda la gran novelística europea del siglo XIX está llena de descripciones de ciudades apestadas, en particular la novelística rusa. De modo muy especial, no pueden dejar de leer “La Peste” de Albert Camus que es un estudio implacable, solidario y riquísimo de lo que ocurre en el corazón humano cotejado con estas oleadas enormes de muerte.

    Seguiremos informando.

  6. AEZ

    Algo habrán hecho.

    (Cuac.)

    Buenísimo el texto. Te comparto el testimonio que acabo de tomarle a una amiguita de Bahía que vive en el DF: http://www.lanueva.com/hoy/nota/78ba3a0985/1/27584.html

    Se viene posteo swinesco en mi blog…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s