Lo tengo bastante abandonado a The Daily D.F., pero será porque recorro las mismas diez cuadras, ida y vuelta, todos los días. Como dijo Perón, de la casa al trabajo y del trabajo a la casa. (Las cuadras son muy lindas, pero siempre las mismas… no ofrecen mucho tema para post sobre la ciudad). Prometo que intentaré sacar la cámara nueva de su bolso, donde ha dormido el sueño de los justos por un par de meses, y reactivar este blog.

Después de hacer esto un domingo a la mañana, en instantes, me estoy yendo a ver si encuentro al vendedor callejero de sillas Acapulco, para tener dos en el balcón. ¡Los mates que me voy a tomar ahí!

(Busqué imágenes de las sillas, pero no encontré nada. Ahora dudo si ése es de verdad su nombre, pero eso me han dicho).

Deja un comentario

Archivado bajo D.F., Sueltos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s